Bodega Azul Perdido

¡Calidad, no
cantidad!

Bodega

AZUL PERDIDO

Breña Baja

Nuestra pequeña isla en el gran Atlántico ofrece las mejores condiciones para el cultivo de la vid, así como para vinos con un carácter muy especial: las condiciones climáticas son ideales, hay suficiente agua, la filoxera es inexistente y los suelos volcánicos aportan a las viñas una personalidad especial e independiente. Además, las numerosas zonas de microclimas diferentes ofrecen incomparables condiciones para el cultivo.

Para la Bodega Azul Perdido en Las Ledas/Breña Baja se cumplen los requisitos naturales para obtener buenos vinos, pero ahora entran en juego los conocimientos, el esmero y el incansable trabajo del viticultor Rüdiger Ewerth, quién se pone manos a la obra en todas las fases de la elaboración del vino para determinar así los resultados según sus propios criterios. Estos llamados vinos de autor han llamado la atención incluso en el extranjero y requieren, por supuesto, unos medios y métodos de producción que en estos niveles de calidad no solo son indispensables, sino también exigentes y costosos. Y para este viticultor que lleva viviendo desde hace 30 años en La Palma, esto empieza en el viñedo: se trabaja con métodos de cultivo ecológicos y las variedades autóctonas de uva procedentes de las distintas alturas de la isla (Fuencaliente a 300 m, El Paso a 700 m y Garafía a 1400 m) se cuidan meticulosamente, reduciendo su cosecha para alcanzar una gran calidad. Después de la vendimia las uvas no se prensan y procesan rápidamente, como es habitual, sino que tienen determinados tiempos de maceración de la uva, planificadas por Rüdiger Ewerth de manera individual, incluso para los vinos blancos. La crianza de las variedades tintas se hace, como con los vinos de Borgoña, en barricas de roble francés. Además, el purista Ewerth renuncia al uso de levaduras seleccionadas y productos de clarificación, incluso la adición de azufre se reduce al mínimo, “… porque aquí las viñas fuertes y sanas ya aportan por naturaleza lo que hace un vino excelente”, como nos explica. A diferencia de los productos comerciales, el vino no se embotella lo más rápido posible para poder ser vendido a corto plazo, sino que puede reposar todo el tiempo necesario para desarrollar su sabor plenamente. Incluso el vino blanco, un vino que normalmente se almacena poco tiempo, reposa en la bodega de Azul Perdido durante un año para desarrollarse. Todo este esfuerzo y paciencia, así como la gran calidad de la uva la saborean los conocedores del buen vino enseguida: el vino blanco que tiene en este momento la bodega, llamado Bailarina, es a la vez fresco y afrutado, se saborean las maravillosas notas del suelo volcánico…

Quienes deseen probar y adquirir los productos de Azul Perdido en persona puede dirigirse directamente a la bodega:

Bodega Azul Perdido, Calle La Montaña 2F,
Las Ledas/Breña Baja, R.E.1844-TF/C
Tel. +34 – 608 075 809, bodega@azulperdido.com

Es necesario concertar una cita previa por teléfono, para no encontrarse con la puerta cerrada.

Vino blanco de autor de primera calidad: Bailarina de la Bodega Azul Perdido.
Fotos abajo: Planta de producción de alta tecnología para vinos de primera calidad;
almacenamiento de vinos en barricas.
Texto: Uwe S. Meschede · Fotos: Azul Perdido & Uwe S. Meschede
This entry was posted in cat_home. Bookmark the permalink.

Comments are closed.