Reporte

Los heladeros de La Palma

Los heladeros
de La Palma
TEXTO Y FOTOS: UWE S. MESCHEDE

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones sobre esta fantástica combinación de heladería y pastelería que abrió sus puertas en primavera en el corazón de Los Llanos. Ahora Frida ha cumplido medio año y ya ha superado los desafíos iniciales con éxito. Es más: Thomas y Rainer, los dos comprometidos propietarios que trabajan hasta el agotamiento, han conquistado los corazones de sus clientes desde el primer momento, de modo que Frida se ha convertido en un punto caliente de La Palma en un tiempo récord. Y todo gracias a sus deliciosos y poco convencionales sabores de helado de producción propia, tartas, pasteles y quiches de calidad, todo también casero, así como los típicos desayunos de Frida y la popular hora del té (el mejor té y unos panecillos aún mejores). Y por último, pero no menos importante, también gracias a su rotunda estética que cuida todos los detalles, inspirada en la extraordinaria artista mexicana que da nombre a la heladería: Frida Kahlo, cuyo retrato gigante observa el ir y venir de la heladería y su acogedor salón. Siempre según su lema: “Viva la vida.”

Por supuesto que desde estas páginas no les podemos dar una lista de todos los platos estrella de la carta de Frida, no obstante les prometemos que, prueben lo que prueben ¡se engancharán a probar más! Incluso en lo que respecta al café hay pocos que puedan hacerle la competencia a Frida: desde el cortado con el tueste típico palmero, hasta el sabroso café ecológico Oval y pasando por las especialidades de café más modernas, por ejemplo con caramelo o sabor a chocolate. La oferta de la estimulante bebida negra entusiasma incluso a los más entendidos.

Da igual que se sienten en los cómodos sillones delante de Frida, en el estiloso salón (surtido con publicaciones periódicas alemanas y españolas), o en la azotea con vistas al Roque de Los Muchachos: en Frida cada día es un buen día. “¡Viva la vida!”

This entry was posted in cat_archiv. Bookmark the permalink.

Comments are closed.