Reportaje

Museo Naval, Santa Cruz de La Palma

Si la visita a un museo naval en una isla como La Palma ya de por sí es interesante, el Museo Naval va incluso más allá: el museo se encuentra en una réplica a tamaño original de la Santa María, el buque insignia de la primera expedición hacia el Nuevo Mundo de Cristóbal Colón. Nuestra opinión: ¡merece la pena una visita!
“Es un barco muy lento, poco adecuado para viajes de exploración” escribió Cristóbal Colón en septiembre de 1942 en su cuaderno de bitácora. Se refería con ello a la Santa María, un antiguo carguero, llamado anteriormente La Gallega, que le sirvió como nave capitana en su primer y más importante viaje al Nuevo Mundo, y que nunca regresaría a las costas europeas.
Aun así, no nos perdemos la experiencia de cómo sería estar, en aquel entonces, en un barco tan pequeño, de sólo 36 metros de eslora. En el extremo norte de la principal calle comercial, la calle Anselmo Pérez de Brito en Santa Cruz, se encuentra una reproducción de la famosa nao, realizada en el año 1940 siguiendo planos originales. ¡Pero esta nave se encuentra en tierra firme! En un principio, fue construida en honor a la Virgen de Las Nieves, y desde el año 1975 alberga el Museo Naval de Santa Cruz de La Palma.
La copia del famoso barco de Colón apenas pone límites al espíritu aventurero: se puede acceder a cada cubierta, se puede tocar cada cabo, e incluso, visitando la cabina del capitán, uno se puede sentir durante un momento como el aventurero genovés.
El museo en sí se encuentra en la antigua bodega, en la que en su día se alojaban 40 marineros y también se almacenaban grandes cantidades de vino, agua y alimentos. La exposición muestra importantes documentos y material cartográfico histórico de los siglos XVII y XVIII, así como una colección de obras antiguas como mascarones de proa, catalejos e instrumentos de navegación.
También son interesantes los documentos y recortes de periódicos sobre el velero de cuatro mástiles alemán Pamir, al cual la noticia de que había estallado la 1ª Guerra Mundial sorprendió en alta mar y se refugió de barcos enemigos en el puerto de Santa Cruz de La Palma. Junto con monedas históricas, fotos antiguas y maquetas de importantes barcos, se pueden encontrar información y explicaciones sobre las piezas expuestas en tres idiomas: español, inglés y alemán.
En conclusión: Incluso a quienes en su “vida cotidiana” no les interesen demasiado los asuntos navales, el Museo Naval les ofrece un interesante y entretenido viaje de aventuras a través de la exploración marina de antaño. Nuestra opinión: ¡Merece la pena visitarlo!(Uwe S. Meschede)

          0 votos
This entry was posted in cat_archiv. Bookmark the permalink.

Comments are closed.