Retrato

Las cosas buenas

“Contigo amigo” pone encima de la entrada. Junto al nombre de la empresa, Las cosas buenas, todo está dicho. Además allí está Miguel, cuya sonrisa cálida te dice: “Acércate, compañero, la vida es demasiado corta para no disfrutarla aquí y ahora, en todas sus facetas.”
Las cosas buenas

Foto grande arriba: Seductores vinos blancos y tintos, cavas picandas, valiosos aceites de oliva, deliciosos jamones – no hace falta mucho más para disfrutar de la vida. Arriba: La entrada de “Las cosas buenas”, diseñada con corazón, en Santa Cruz, directamente enfrente de la policía nacional.

En Las cosas buenas en Santa Cruz, no se encuentran placeres escandalosos e instantáneos, sino silenciosos e intensos. El anfitrión, Miguel, sabe presentar sus extraordinarios vinos, cavas, aceites de oliva y jamones, virtuosamente, en una atmósfera que cautiva al cliente desde que entra en la extravagante tienda y lo secuestra hacia un mundo placentero de música, arte, cultura y aquellos mismos manjares exquisitos. “Se trata del placer en su totalidad” explica Miguel, embelesado por las preciosidades que ha agrupado a su alrededor a lo largo de los años.
Esta ideología maravillosa se refleja en el ambiente: Las degustaciones de vino, cavas, aceites de oliva y jamón de Miguel figuran entre las más sofisticadas de la isla. Abastece a los mejores restaurantes y su amplia clientela recurrente lo adora por su cultura amigable.

¡Visítenlo un buen día … – y déjense encantar por Las cosas buenas!

Página web: www.lascosasbuenas.de

Izquierda: Cultura, vinos … – y arte. Derecha: Íntima cata de vinos, jamones y aceite de oliva en Las cosas buenas.

(Texto y fotos: Uwe S. Meschede)

* * * * * 3 votos

This entry was posted in cat_archiv. Bookmark the permalink.

Comments are closed.