Receta: ¡DISFRUTA! La Palma - En casa

Ropa vieja melosa de pulpo y choco

Cocina imaginativa para Principiantes, de Pedro Tomás Pino Pérez, es, como define su autor, una herramienta de aprendizaje hacia una cocina medianamente elaborada (con recetas de La Palma), para cualquier persona amante de la gastronomía. Aquí les presentamos una de las muchas recetas de este libro.

Ingredientes y proporciones
4 a 6 Comensales: un pulpo (aprox. 400 gramos), dos chocos grandes (aprox. 600 gramos), una cebolla mediana, un puerro, una cabeza de ajos, medio pimiento rojo y medio verde, un manojo de perejil, una lata pequeña de pimientos morrones, tres papas medianas (aprox. 300 gramos), seis huevos frescos, un paquete pequeño de aceitunas, 300 gramos de garbanzos precocinados, una pizca de comino molido, pimienta negra y blanca molidas, una cucharadita de pimentón dulce, 1/2 litro de vino blanco seco y una lata grande de tomate triturado.
Utensilios imprescindibles: Una cazuela ancha de barro o una paellera ancha y baja.

Preparación
Se guisa el pulpo. Mientras, se pasan por la plancha los chocos. Listos ambos se trocean y se reservan, junto con el caldo del pulpo.
Cortamos las papas en cuadros y freímos. Guisamos los huevos y se trocean. Reservamos.
En la paellera o cazuela de barro se sofríen los puerros, pimientos, cebolla y ajos. Añadimos el tomate y por último el vino blanco seco.
Cuando hierva, agregamos las papas, los huevos troceados previamente guisados, los garbanzos, las aceitunas, el pulpo y chocos troceados, tres vasos de caldo del guiso del pulpo, y todo a fuego bajo hasta que espese un poco. Se especia y rectifica de sal. Apartamos del fuego dejando reposar unos 15 minutos. Coronamos con el perejil picado por encima. Se recomienda sacar meloso con algo de caldo.

Consejos
Utilizar un recipiente plano y ancho que permita la confluencia holgada de tan amplia variedad de ingredientes, como una paellera o cazuela ancha de barro que haga sudar el caldo y se impregnen todos sus ingredientes. También podemos añadirle un caldo de marisco o pescado para potenciarle el sabor marino.
El compendio de sabores resultante queda más esplendoroso añadiéndole salsa picante en el plato, como tabasco, o utilizando en la fritura una pimienta picona palmera, por lo que los amantes del picante tienen en éste, un excelente plato. 

This entry was posted in cat_archiv. Bookmark the permalink.

Comments are closed.